Urosystemlogo.png

¿Qué es CI/SDV?

El síndrome de cistitis intersticial / dolor de vejiga, en breve llamado CI / SDV, es una afección crónica y duradera que causa síntomas urinarios dolorosos que afectan significativamente la calidad de vida de los pacientes. A medida que la CI / SDV progresa, el dolor y las micciones frecuentes pueden dificultar gravemente el trabajo, las relaciones sexuales, la vida social y el descanso nocturno. 

Según nuestro conocimiento actual, no existe una cura definitiva para CI / SDV. Por otro lado, los pacientes pueden vivir sin síntomas durante años y se puede preservar la calidad de vida normal suponiendo que reciban el tratamiento adecuado. La terapia de mantenimiento debe incluir el seguimiento del estado del paciente durante años, posiblemente durante toda la vida.

Actualmente, incluso en los países donde la asistencia sanitaria es más avanzada, sólo se diagnostica un 5-10% de los pacientes con CI / SDV, aunque se estima que alrededor del 2,4% de la población se encuentra afectada. Desafortunadamente cuanto más tarde se diagnostica a un paciente, más graves son los síntomas de CI / SDV.

La misión de Urosystem es proporcionar una solución integral para pacientes con CI / SDV, desde el diagnóstico hasta el tratamiento adecuado de múltiples niveles.

Según la definición del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, EE. UU.) El síndrome de cistitis intersticial / dolor de vejiga (CI / SDV) es una afección crónica o duradera que causa síntomas urinarios dolorosos. [1] Sus síntomas afectan significativamente la calidad de vida del paciente. [2] A medida que avanza la CI / SDV, el dolor y la micción frecuente (que puede exceder más de 80 ocasiones por día) pueden dificultar gravemente el trabajo, las relaciones sexuales, la vida social y el descanso nocturno. Otras afecciones crónicas ocurren con más frecuencia en pacientes con CI / SDV que en la población general. [3]

Según nuestros conocimientos actuales no existe una cura permanente para CI/SDV. [4]

Por otro lado, si los pacientes reciben el tratamiento adecuado pueden permanecer asintomáticos durante años y mantener su calidad de vida estándar. Debido al creciente número de casos diagnosticados y la duración de la terapia, CI / SDV requerirá cada vez más recursos de los sistemas de salud en un futuro próximo.

[1] https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/interstitial-cystitis-painful-bladder-syndrome/definition-facts

[2] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5730899/

[3] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20719340/

[4] https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/interstitial-cystitis-painful-bladder-syndrome/treatment

Los hechos conocidos

Las causas de CI/SDV aún son desconocidas. Las posibles explicaciones son la disfunción de los nervios relacionados, problemas autoinmunes, reacciones alérgicas y estrés.  También pueden intervenir factores hereditarios. Sin embargo, ninguna de estas hipótesis ha sido probada científicamente.

Sin embargo, la condición en sí está bien descrita. [1] Los síntomas ocurren debido al estado inadecuado de la mucosa de la vejiga y la parte superior de la uretra. La capa mucosa superficial sana de la mucosa, que consiste en glucosa-amino-glucano o GAG, evita que las sales, los ácidos y otros productos metabólicos (que están presentes en la orina de forma natural) entren en las capas más profundas de la pared de la vejiga e irriten los receptores para el dolor submucoso. En CI / SDV, esta capa de GAG está dañada y permite que los compuestos descritos anteriormente alcancen los receptores. Esto da como resultado una inflamación estéril, en la que no hay bacterias presentes, que también puede extenderse a las capas más profundas de la pared de la vejiga y conduce a una mayor cantidad de mastocitos.  Estas células producen histamina, lo que aumenta el dolor. La irritación constante aumenta el número de receptores del dolor, lo que empeora los síntomas. Si la inflamación persiste durante años, otros elementos del tejido conectivo se acumulan en el tejido edematoso, lo que hace que la pared de la vejiga pierda sus propiedades elásticas. Al final de este proceso, se puede desarrollar una vejiga en etapa terminal (una vejiga rígida con muy baja capacidad), que es una condición irreversible. La pared de la vejiga gruesa y rígida comprime lentamente los uréteres, lo que puede provocar insuficiencia renal.

Dado que la causa de la pérdida de la capa GAG es desconocida, es imposible prevenir CI / SDV. Además, no existe una terapia disponible que cure la condición para siempre. El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden detener la progresión de CI / SDV.

[1] Hanno PM, Wein AJ, Malkowicz SB. Penn Clinical Manual of Urology 2017 217–34 - Video on the topic: https://www.youtube.com/watch?v=aQuh7iRZYT8

Diagnóstico y Prevalencia: Doble Dificultad

Aunque se han realizado muchos esfuerzos para encontrar algún marcador, hasta ahora no se ha descubierto nada que pueda estar indiscutiblemente asociado con CI / SDV. [1] Tampoco existen alteraciones que se refieran a CI / SDV, sin duda, por lo que utilizar los métodos de imagen más conocidos por sí mismos no sirven como un diagnóstico preciso. La imagen de la vejiga sana y la alterada puede ser la misma. Por otro lado, la insuficiencia de la capa GAG puede indicar otras enfermedades. Es necesario excluir los procesos malignos y las infecciones, pero ni la presencia de cualquier otra condición puede descartar CI / SDV. Por lo tanto, la CI / SDV a veces sólo se puede diagnosticar después de un tratamiento exitoso de la afección coincidente fácilmente identificable.

 

Los síntomas típicos de CI / SDV

 

Los síntomas habituales de CI / SDV se pueden dividir en dos grupos principales. [2]

Dolor

  • No sólo la uretra y la vejiga, sino también la parte inferior del abdomen, la pelvis o el área perineal pueden verse afectadas (además, la vagina en las mujeres, el escroto y el pene en los hombres)

  • Su intensidad puede correlacionarse con el llenado de la vejiga, mientras que la micción puede reducirla temporalmente

  • Suponiendo que la uretra se vea afectada, las relaciones sexuales pueden ser dolorosas

  • Su nivel varía desde una leve molestia hasta un dolor intenso e insoportable

  • Al principio, los períodos dolorosos escasos y breves se separan con intervalos largos y asintomáticos. A medida que avanza CI / SDV, el dolor se vuelve permanente y puede ocurrir sin ninguna correlación con la micción

  • Incluso durante una condición estable y sin síntomas de larga duración, los pacientes pueden experimentar que los síntomas estallan de vez en cuando

Micción

  • Al principio, la frecuencia es un poco más alta de lo normal. En casos graves, también es posible orinar de 60 a 80 al día

  • Puede ocurrir una urgencia repentina, seguida de espasmos y dolor

  • En casos leves, la frecuencia anormal de micción aparece sólo durante el día. Con la progresión de la nicturia, la necesidad de orinar puede ocurrir varias veces durante la noche

  • El volumen evacuado (la porción de orina) es muy pequeño y se correlaciona con la cantidad de líquido consumido

  • En casos graves, la necesidad de micción también persiste después de orinar

La presencia de estos síntomas varía de un paciente a otro y está influida por varios factores. A saber, el consumo de ciertos alimentos y bebidas, la cantidad de estrés físico y / o mental, los trastornos digestivos, las infecciones urinarias (ITU) y (en las mujeres) su ciclo menstrual (los síntomas suelen ser más graves después de la ovulación).

Diagnóstico de CI / SDV: antes y ahora

La mayoría de los urólogos definen una afección como CI / SDV si los síntomas característicos persisten durante cierto período (1,5 a 6 meses), a condición de que se puedan excluir todas las enfermedades con síntomas similares. Completar cuestionarios puede identificar la presencia de síntomas; el índice de síntomas de O'Leary-Sant es uno de los más utilizados [3]. Sin embargo, dado que ninguna prueba de laboratorio o cualquier otra prueba puede confirmar claramente el CI / SDV, la condición nunca se puede diagnosticar con un 100% de certeza. Afortunadamente, no sólo se pueden usar un puñado de pruebas adicionales para aclarar el diagnóstico, sino que la práctica médica en esta área también ha mejorado significativamente en los últimos años.

La herramienta más importante para diagnosticar CI / SDV solía ser La Prueba de Sensibilidad al Potasio (también conocida como prueba de Parsons o PSP). Esto confirmó la insuficiencia de la capa de GAG por el dolor generado por el cloruro de potasio instilado en la vejiga. [4] (En el caso de una capa de GAG sana no se observa dolor significativo.) Sin embargo, este dispositivo no sólo era innecesariamente invasivo, sino también incómodo, dado que los pacientes tenían un dolor intenso debido a la solución en sí. La prueba de Parsons tampoco proporcionó información para un análisis cuantitativo. En una versión posterior de esta prueba de sensibilidad (prueba de Parsons modificada) se llenó la vejiga con solución diluida de cloruro de potasio para determinar su capacidad máxima, y luego se repitió el mismo proceso con solución salina fisiológica. La proporción de los dos valores se refiere a la sensibilidad de la pared de la vejiga a la concentración de orina. Aunque la prueba de Parsons modificada también podría usarse para mediciones cuantitativas, era igual invasiva, tardaba mucho tiempo y su precisión no era mayor que la de la versión original. Debido a estos problemas, ninguna de las pruebas se recomienda en las directrices recientes. [5] [6]

La prueba de la lidocaína funciona al revés. Esta sustancia es para moderar el dolor de la vejiga, y dado que el origen del dolor es la propia vejiga, la lidocaína instilada reduce los síntomas en el caso de CI / SDV. [7] Este dispositivo es definitivamente más cómoda que la prueba de sensibilidad al potasio, pero es igualmente invasivo y tampoco permite análisis cuantitativos.

Una nueva herramienta de diagnóstico es la prueba de integridad de la capa GAG, que utiliza un diario de micción de dos días, y no es invasiva ni dolorosa. Esta prueba se basa en el hecho de que no es necesario instilar nada para observar la relación entre la concentración de orina y la capacidad de la vejiga; la solución de sales disueltas ya está presente en forma de la orina. La concentración de orina, incluidas las sales, depende de la cantidad de líquido consumido. El volumen de cada micción se puede medir por un día en el que el paciente consume la menor cantidad de líquido que pueda, luego lo mismo se puede hacer el segundo día cuando el paciente consume la mayor cantidad de líquido que pueda. En el caso de una pared de vejiga sana, no existe una correlación entre los volúmenes miccionales medios y el líquido consumido. En las primeras etapas de CI / SDV, una mayor ingesta de líquidos resulta en un 30-50% más de producción de orina. A medida que avanza la enfermedad, la diferencia aumenta al 50-100%; en casos graves, puede ser de 300 a 500%. Por lo tanto, El Diario de Micción de 2 días no sólo indica la pared de la vejiga dañada, sino que también describe la cantidad de daño, numéricamente. Por lo tanto, la prueba de integridad de la capa GAG también permite el análisis cuantitativo.

La correlación entre la media de la porción de orina diurna y la cantidad total de orina diurna, en el caso de personas sanas y pacientes con CI / SDV (ver figura).

Hay ciertas enfermedades que ocurren con mucha más probabilidad junto con CI / SDV; su presencia puede apoyar el diagnóstico. Este grupo consta de síntomas alérgicos, migraña, síndrome del intestino irritable, endometriosis, vulvodinia, síndrome de fatiga crónica, síndrome de Sjögren, trastorno de pánico y muchas más afecciones. [8]

Se recomienda la cistoscopia de baja presión si hay sangre en la orina, o la citología de la orina indica la posibilidad de un proceso maligno (o hay un resultado claramente positivo), o la condición del paciente empeora a pesar del tratamiento combinado recibido, para examinar si hay cáncer de vejiga u otra enfermedad con síntomas similares.

La biopsia de la mucosa de la vejiga se realiza solo si la imagen de cistoscopia revela áreas que pueden referir a una malignidad. Si la cistoscopia no sospecha malignidad, se debe realizar una citología urinaria, que es el método más sensible y no invasivo.

El registro de la anamnesis del paciente también proporciona información útil. Esto debe incluir no sólo los síntomas actuales, sino también el historial de sus infecciones anteriores, otras enfermedades que padecen (principalmente las enfermedades autoinmunes y los trastornos digestivos), los medicamentos y / o antibióticos que están tomando o se tomaron antes, la dieta del paciente y otras características del estilo de vida y la correlación entre los síntomas y cualquier información descrita anteriormente.

¿Cuántos pacientes con CI / SDV hay?

 

La aparición de la enfermedad en general se puede describir a través de dos tipos de datos. La incidencia se refiere a los casos recientemente registrados durante un cierto período de tiempo (generalmente dentro de un año). Prevalencia, por otro lado, significa la cantidad total de personas afectadas por la enfermedad en un momento determinado. En el caso de CI /SDV, que parece ser una condición de por vida, estos últimos datos son relevantes.

Las estimaciones internacionales de prevalencia se basan en la presencia de síntomas, el llenado de cuestionarios y los datos de pacientes diagnosticados con CI / SDV. El número de personas afectadas por CI / SDV se estima generalmente en 100,000 personas.

Sin embargo, ni los cuestionarios ni la forma en que se los evalúan están estandarizados. Algunos estudios, que utilizaron sólo datos recogidos por médicos enfocando en casos diagnosticados de CI / SDV, dieron como resultado una prevalencia de 45-197 / 100.000.[9] De otra parte, en una medición en la que se había contactado a los hogares por teléfono estimó entre 1.900 y 4.200 / 100.000 hombres y 2.750-6350 / 100.000 mujeres afectados por CI / SDV. Sólo se diagnosticó el 10% de este último grupo.[10] [11] Según otra investigación basada en la autoevaluación por correo electrónico, CI / SDV puede afectar a 258-13,114 / 100,000 personas, dependiendo de la manera de los cálculos. [12]

 

En 2017, la Asociación de Cistitis Intersticial (ICA) informó que sólo en los EE. UU.  de 3 a 8 millones de mujeres y de 1 a 4 millones de hombres se ven afectados por CI / SDV. [13] En los últimos años, esta estimación parece haber sido aceptada por muchos artículos y organizaciones relevantes. [14], [15] Considerando la media de ambos valores, una prevalencia de 2.400 / 100.000 parece ser un cálculo razonable.

La edad media de los pacientes parece ser de 40 años, pero la CI / SDV también puede aparecer entre más jóvenes o mayores.

Sin embargo, la tasa de diagnóstico de CI / SDV es inferior al 5-10%, incluso en los países con la atención de salud más avanzada. No hay otra enfermedad de esta gravedad, que tenga una tasa de diagnóstico más baja.

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5779567/

[2] https://www.urologyhealth.org/urologic-conditions/interstitial-cystitis#Symptoms

[3] https://www.ichelp.org/wp-content/uploads/2015/06/OLeary_Sant.pdf

[4] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21176078/

[5] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5065402/

[6] https://www.auanet.org/guidelines/interstitial-cystitis/bladder-pain-syndrome-(2011-amended-2014)

[7] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25917728/

[8] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15119315/

[9] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16006901/

[10] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23164386/

[11] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21683389/

[12] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17431811/

[13] www.ichelp.org/about-ic/what-is-interstitial-cystitis/4-to-12-million-may-have-ic

[14] https://www.urologyhealth.org/urologic-conditions/interstitial-cystitis

[15] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6234747/

El tratamiento de CI / SDV

La mayoría de las pautas, incluida la de la Asociación Estadounidense de Urología (AUA), comparte la opinión de que el médico debe comenzar con el método menos invasivo y avanzar paso a paso hacia las técnicas más invasivas. [1]

Cambios en el estilo de vida y dieta

 

Las posibilidades terapéuticas menos invasivas describen cambios en el estilo de vida. La dieta tiene un gran efecto en los síntomas. Las listas de alimentos y bebidas de CI / SDV están ampliamente disponibles en Internet [2], [3], [4], y también se han publicado artículos científicos sobre este tema [5], [6]. La mayoría de las referencias están de acuerdo en que ciertos alimentos irritan la pared de la vejiga dañada. Las listas suelen mencionar las siguientes cosas:

  • Bebidas con cafeína

  • Bebidas alcohólicas

  • Alimentos picantes

  • Alimentos ácidos y agrios, incluidas las bebidas gaseosas

  • Alguna fruta de alto contenido ácido

  • Té o ciertos suplementos dietéticos que contienen aceite de fragancia y / o compuestos volátiles de aceite

  • Productos a base de hierbas

De hecho, seguir una dieta compatible con CI / SDV puede ayudar a aliviar los síntomas. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida y la dieta por sí solos no siempre ayudan en los casos especialmente graves. Por lo general, los efectos tardan mucho en manifestarse y durante dicha terapia los síntomas pueden empeorar.

 

Medicación oral

 

Si no se experimenta ninguna mejora, la siguiente línea principal de tratamiento es la terapia oral. Los medicamentos más comunes suelen contener uno o más de los siguientes ingredientes activos:

  • Antiinflamatorios antihistamínicos

  • Antiinflamatorios no esteroideos

  • Antiinflamatorios corticosteroides

  • Antidepresivos tricíclicos

  • Alivio del dolor del nervio de gabapentina

Cabe destacar que la lista de productos aprobados y disponibles varía mucho de un país a otro.

Varios estudios han examinado la eficacia de estos materiales. Los resultados de estos estudios están resumidos en muchas páginas. [7] Estos medicamentos tienen un efecto antiinflamatorio, bloqueador del mediador del dolor y antidepresivo; por tanto, la medicación oral es una forma eficaz de mitigar los síntomas urinarios y / o dolorosos, mejorando así la calidad de vida del paciente.

La alcalinización de la orina también es una parte importante del tratamiento oral, ya que la orina ácida puede irritar la vejiga y hacer los síntomas peores. Evitar los grupos de alimentos que hacen que la orina sea más ácida no es lo suficientemente eficaz en muchos casos. Por lo tanto, las píldoras alcalinizantes (medicamentos o complementos alimenticios) también desempeñan un papel importante en la medicación oral.

Sin embargo, estos agentes tienen poco o ningún efecto sobre la integridad de la capa GAG. Cabe mencionar que existen productos que contienen una o más composiciones farmacéuticas activas (descritas en detalle más adelante) que se usan para el reabastecimiento de la capa GAG. Muchos de ellos son ampliamente conocidos y están disponibles en Internet. En este grupo, el medicamento más importante es el pentosano polisulfato sódico (PPS, Elmiron, SP-54), que está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, EE. UU.), y se considera el único medicamento oral que ayuda activamente la reposición de la capa GAG.

Independientemente del uso de agentes de reposición de la capa de GAG, la terapia oral tiene algunos inconvenientes considerables. Para llegar a la vejiga, los medicamentos deben absorberse en el sistema digestivo, ingresar a la circulación y llegar también a otros tejidos. Este hecho reduce la efectividad de los medicamentos y aumenta las posibilidades de efectos secundarios. Por ejemplo, PPS debe tomarse durante al menos 3 meses para experimentar su efecto en la capa GAG. Los PPS administrados por vía oral tomados durante un período más largo pueden tener efectos secundarios graves [8]; un descubrimiento reciente sobre este tema es particularmente preocupante [9].

 

Tratamiento Local (Instilación Intravesical)

 

La siguiente posibilidad es el tratamiento local, que significa instilar ciertas sustancias directamente en la vejiga.

Se han probado muchos ingredientes activos en los últimos 20 años. Se ha demostrado que algunos de estos, como BCG (Bacillus Calmette-Guarin), son ineficaces. [10] Otros, como interferir con los factores de crecimiento neuronal, tenían problemas de seguridad. [11] Con algunas sustancias sólo se han logrado mejoras parciales: por ejemplo, redujeron el dolor con vainilloides, pero no se observó mejoría en los síntomas urinarios. [12] Hay algunos agentes que se están probando actualmente, pero los resultados hasta ahora son inconsistentes y / o no concluyentes, o aún no se han realizado suficientes ensayos clínicos. El bloqueo de los receptores P2X3 (que afecta la actividad de la vejiga) puede ser prometedor, pero se necesitarían más experimentos. [13] La toxina botulínica A (BTX-A, Botox) se ha examinado varias veces, pero los resultados parecen contradictorios. [14] [15] El uso de liposomas para administrar diferentes agentes puede ser un método eficiente [16], pero nuevamente, se necesitarían más experimentos.

Con respecto a los ingredientes activos, hay seis compuestos principales que están asociados con la reposición de la capa de GAG. Estos son los siguientes:

  • Pentosano polisulfato de sodio (PPS, Elmiron, SP-54)

  • Dimetilsulfóxido (DMSO, Rimso-50)

  • Lidocaína (lidocaína alcalinizada, AL)

  • Ácido hialurónico (HA)

  • Condroitina sulfato (CS)

 

Por otro lado, los datos clínicos sobre estas sustancias son contradictorios.

La estructura de PPS es similar a los compuestos que están presentes de forma natural en la capa de GAG. Su mecanismo de acción aún se desconoce, pero puede ser un medicamento intravesical eficaz.[17]

El DMSO es el único fármaco aprobado por la FDA para la instilación vesical. Varios estudios sugieren que es más eficaz que algunos otros agentes [18], mientras que otras referencias señalan los problemas relacionados con el DMSO [19].

La lidocaína alcalina (LA) se usa a menudo en varios cócteles para la vejiga. Según ciertas fuentes, es un fármaco eficaz en sí mismo para reemplazar la capa GAG [20]. La mayoría de los terapeutas creen que esto puede aumentar la eficacia de otros compuestos [21], incluso si hay estudios que lo niegan.

La heparina, el ácido hialurónico y el sulfato de condroitina son componentes naturales de la capa GAG. La heparina, sola o en combinación con otros compuestos, se utiliza a menudo en el tratamiento tópico [22]. Hay datos que dicen que es menos efectivo que, por ejemplo, DMSO (ver arriba). El ácido hialurónico puede ser el componente más extendido; su eficacia ha sido examinada varias veces, con diferentes resultados. [23], [24], [25]. Los datos disponibles son igualmente contradictorios para el sulfato de condroitina. [26], [27], [28]. Según algunos estudios, HA + CS podría ser tan eficaz como DMSO. [29]

En la práctica, diferentes terapeutas utilizan diferentes cócteles para la vejiga [30] con la esperanza de que el paciente responda al tratamiento.

La gran cantidad de datos controvertidos puede basarse en varios hechos. En primer lugar la etiología de CI / SDV aún es desconocido.

Si la enfermedad puede aparecer por diferentes razones, los pacientes de diferentes etiologías pueden responder de manera diferente a los tratamientos. En segundo lugar, en muchos países, sólo uno o muy pocos de estos medicamentos están autorizados, lo que en sí mismo excluye la posibilidad de desarrollar una imagen objetiva y comparativa. En tercer lugar, en la mayoría de los países sólo se utilizan unos pocos agentes o cócteles para la instilación, generalmente en forma magistral, lo que dificulta mucho la realización de ensayos clínicos con muestras de gran tamaño.

Vale la pena examinar por qué el tratamiento local es menos popular que la medicación oral a pesar de ser más eficaz, siempre que se utilice el medicamento adecuado. La invasión es un factor importante. Muchos médicos tienden a evitar el uso de un catéter a menos que sea inevitable. Los pacientes a menudo rechazan la terapia de instilación por temor al dolor y a problemas adicionales (microlesiones e infecciones) que puede causar el catéter.

Para superar estos problemas, Urosystem ha desarrollado los productos UroDapter® y UroStill®. El primero es un pequeño dispositivo que reemplaza el catéter. Este último es un dispositivo que permite la auto-instilación para pacientes mujeres. Con UroStill®, el tratamiento de la vejiga se puede realizar en casa, sin la ayuda directa del terapeuta.

 

Terapia combinada

Es indiscutible que se necesitan las primeras líneas de tratamiento, métodos menos invasivos como la dieta y los medicamentos orales. Desafortunadamente, el diagnóstico no sólo lleva mucho tiempo, sino que también los efectos de las terapias menos invasivas aparecen más tarde. Esto conduce a una situación común en la que los pacientes pierden de 1 a 3 años o más viviendo con un dolor difícilmente tolerable, síndromes urinarios graves y un empeoramiento gradual de la calidad de vida. Cuanto más tiempo se haya pasado de esta manera, más probable que el paciente no responda en absoluto a las líneas de tratamiento menos invasivas.


Nuestras recomendaciones se resumen en el siguiente diagrama de flujo. En casos de síntomas graves, se recomienda comenzar con una combinación de terapias orales e intravesicales para mejorar la condición del paciente lo antes posible.

El diagrama de flujo de diagnóstico y terapia de CI / SDV. Por 100% de la prueba de integridad de la capa de GAG debe entenderse el promedio de las porciones de orina medidas el primer día (consumo bajo de líquidos) (descrito en el capítulo Diagnóstico de CI / SDV).

Como puede verse, la línea de tratamiento utilizada depende de los resultados de la prueba de integridad de la capa GAG. Los cambios en el estilo de vida, la dieta y la medicación oral sólo son suficientes en casos leves de CI / SDV. El seguimiento de los pacientes también es necesario en estos casos, ya que a pesar de los tratamientos aplicados no se puede excluir un empeoramiento de la condición. (El sistema de seguimiento de pacientes aún no se ha implementado en este sitio web).

En condiciones más severas debe iniciarse inmediatamente la reposición de la capa de GAG a través de instilaciones en la vejiga, pero los métodos menos invasivos suelen realizarse simultáneamente.

Las terapias más invasivas, incluida la estimulación nerviosa, la fulguración de las regiones dañadas de la capa GAG o la cistectomía, se realizan sólo si todos los demás tratamientos han sido ineficaces. Los métodos alternativos, incluida la acupuntura, la oxigenoterapia a alta presión, se recomiendan principalmente como terapia complementaria, teniendo en cuenta su relación costo-beneficio errónea.

 

[1] https://www.auanet.org/guidelines/interstitial-cystitis/bladder-pain-syndrome-(2011-amended-2014)

[2] https://docplayer.net/20821777-Eating-with-ic-www-ichelp-org-interstitial-cystitis-association.html

[3] https://www.ic-network.com/bev/

[4] http://ic-diet.com/IC-diet-food-list.html

[5] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17499305/

[6] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22453670/

[7] https://www.ic-network.com/interstitial-cystitis-treatments/oral-medication/

[8] https://www.webmd.com/drugs/2/drug-14053/pentosan-polysulfate-sodium-oral/details

[9] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29801663

[10] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15758738/

[11] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5756823/

[12] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24376550/

[13] https://www.ics.org/2015/abstract/23

[14] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24276074

[15] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25690160/

[16] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4708561/

[17] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5522791/

[18] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28150028

[19] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5293394/

[20] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19021619/

[21] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22576327/

[22] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22082303/

[23] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22576327/

[24] https://www.researchgate.net/publication/47396396_Long-term_results_of_intravesical_hyaluronan_therapy_in_bladder_pain_syndromeinterstitial_cystitis

[25] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4708541/

[26] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20494413/

[27] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18778342/

[28] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22516357/

[29] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/27654012/

[30] https://www.ic-network.com/interstitial-cystitis-treatments/bladder-instillations/

 
 
 
 
DIRECCIÓN

1137 Budapest, 

Szent István park 26. fszt. 2.
Hungary

PONERSE EN CONTACTO

© 2020 by Urosystem Ltd.